jueves, 6 de junio de 2013

Ya no tengo un bebé y sigo teniendo que escuchar consejos. ¿Por qué?

Cuando eres madre por primera vez, todo el mundo se cree con derecho a darte consejos. De todo tipo. Y me he preguntado muchas veces por qué, pero no encuentro respuesta. Lo peor en esto de los consejos durante la maternidad es que no se reducen a los primeros meses del bebé, sino que perduran a lo laaaargo de los años.

Hace poco Oquídea Dichosa plasmaba en su blog con gran acierto los primeros consejos que recibió como madre primeriza. Me permitiré a continuación, plasmar algunos de los peores consejos que he recibido o que alguna otra madre me ha contado, con cara de pasmo, ahora que ya no tenemos bebés.

"Déjala, tiene que aprender, no es bueno protegerles tanto." Escuchado cuando me disponía a salvar a mi hija de una caída segura desde un columpio del parque. No sabía yo que abrirse la cabeza y desollarse las rodillas fuera tan necesario. Por supuesto que se caerá y muchísimas veces pero, mire amigo mío, las que pueda evitar lamadrequelaparió que soy yo, las evitaré.



"Debería comer más, eso es poco para ella" o su versión antagónica "Madre mía, le va a sentar mal, que no coma tanto". Vamos a ver, vamos a ver... ¿qué no tiene derecho la criatura a comer lo que le de la gana? No está desnutrida, tampoco obesa, come de todo... ¿tendrá derecho a tener más o menos apetito según el día? Pues no. Hay personas empeñadas en que coma según el apetito que a ellos les parece que pueda tener.



Otro gran consejo, escuchado hace muy poquito. "¿Para qué vais a pagar la excursión a la granja que ha organizado el cole si no se enteran de nada? Son muy pequeños..." Pues mire señora mía (en este caso era mujer quien me lo decía), puede que su churumbel no se entere de nada pero la mía, que es muy lista por cierto, sabrá sacar las conclusiones oportunas de la visita en cuestión. Por su puesto, no creo que en una excursión a la granja con el cole aprendan mucho acerca del ciclo de ordeño necesario que lleva una empresa dedicada al sector primario o el precio al que deben poner el litro de leche con el fin de ser una empresa competente en los tiempos que corren. Sin embargo, estoy segura de que la excursión en sí, sea a donde sea, aportará más conocimientos que muchas otras actividades que realizan todos los días.



Y no podía más que finalizar con el consejo por excelencia. Aquel que tengo la suerte de escuchar todos los días de la boca del padre de la Artista. "No le llenes tanto el vaso de agua, que se lo va a tirar encima". Genial. Pues te levantas tú del sofá cuando pida agua, le llenas el vaso hasta el punto exacto que conocéis tú y la Artista y yo, que no tengo habilidad para esos menesteres, me quedo aquí tan pancha. Arreglado.



Ayy madre, consejos vendo que para mí no tengo.



10 comentarios:

  1. No se puede explicar mejor!!!.
    Todos hemos cometido aciertos y errores con nuestros hijos, pero son eso, NUESTROS aciertos o errores... y nos han salido más majos que las pesetas. Y como no puedo sustraerme a la tentación de darte un consejito (jejejejeje), por favor sigue siendo tan generosa con los afectos y permitiéndonos disfrutar tanto de la Artista, porque nos permite ver las cosas, como solo pueden verse desde los ojos de una artistaza de 3 años. Esta niña llegará lejos...
    Su tita Rosi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es verdad, cada uno somos un mundo y nuestros aciertos y nuestros errores deben ser eso, nuestros y solo nuestros. Y hablando de propiedad (no intelectual en este caso) de generosa nada, que mi artista es tan mía como vuestra. Ella no sería tan feliz como es, sin teneros a todos a su lado. Un beso tita.

      Eliminar
  2. Para mí el consejo padre de todos los consejos era cuando nos decían: no metáis al niño en vuestra cama que luego no lo podréis sacar. Pues mira, te aseguro que cuando tenía quince años o menos no quería saber nada de nuestra habitación (¿por qué sería?).
    Un beso y sigue así, que lo estás clavando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja... ¡A ver quién mete ahora en vuestra cama al tiarrón! ¡Gracias Chema! Un besote.

      Eliminar
  3. ?porque será que me parece que me estas hablando a mi ¿ JAJA ,, tienes toda la razón pero a veces se nos escapan y yo soy muy machacona ponle las zapatillas,,, no le dejes andar descalza ,se va a enfriar ,ya es como una costumbre ,,pero tu lo haces muy bien y no hay mas que ver que niña tenemos ,que tiene un salero ,,,,,
    un beso guapísima amona

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Amona!!! Eres machacona, sí, hasta la médula... pero es que a tí ya no se te va a poder cambiar... Y tampoco querríamos ¿eh? Que así, como eres, eres perfecta. ¡Un besazo!

      Eliminar
  4. Jajaja, yo recuerdo (y vivo) los de: "ponle la chaqueta al niño, que tiene las manos frías"... o "¿cómo es que no le ponéis camiseta interior con el frío que hace en la calle?"...
    Un beso para la artista y la madrequelaparió, que es de lo mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy Ruth... y llegará la adolescencia y habrá otros consejos que tengan a bien darnos... y luego de adultos, unos cuantos más, seguro... O a lo mejor empezamos nosotras a dárselos a las más jovencillas ¿no? Y sin que nos los pidan, que no hace falta. ¿No son madres? Pues ¡ahí se lo dejo!

      Eliminar
  5. Para criar y educar a la artista no te hacen falta muchos consejos ( aunque de vez en cuando a alguien se nos escape alguno, jajaja). Lo estás haciendo genial porque
    mezclas el corazón con el sentido común y eso es suficiente ( de momento ). Besos!!!!!!. Tú madre

    ResponderEliminar
  6. Efectivamente, de momento... Veremos cómo sigue la cosa. De tí es de la única persona que admito consejos sin que me den ganas de gritar... jajajaja. ¡Un beso enooorme!

    ResponderEliminar